LibroBot
Dime sobre qué quieres leer:
   Resultados en 84 páginas    En 0.0135560035706 segundos   

... hijo segundo de un titulado que junto a mi lugar el de su estado tenia este pues vino a mi pueblo a ver unas fiestas estando en la plaza en una rueda o corro de hidalgos y caballeros donde yo tambien hacia numero volviendose a mi con ademan arrogante y risue o me dijo ``bravo estais se or antonio mucho le ha aprovechado la platica de flandes y de italia porque en verdad que esta bizarro y sepa el buen antonio que yo le quiero mucho'' yo le respondi ``porque yo soy aquel antonio beso a vuesa se oria las manos mil veces...

... que ha de ser tan dichoso que nos saque desta prision y nos lleve adonde con libertad y certeza y sin escrupulo seamos unos de los del reba o de cristo en quien adoro en aquella cruz que alli veis esto que he dicho me parecio a mi era lo que le faltaba por decir a mi se or antonio que asi se llamaba el espa ol barbaro el cual dijo dices verdad ricla mia que este era el propio nombre de la barbara con cuya variable historia admiraron a los presentes y despertaron mil alabanzas que les dieron y mil buenas esperanzas que les anunciaron...

... supersticion que habreis oido decir que en esta isla ha muchos tiempos que se acostumbra por donde vengo a entender que estas tales barcas no son buenas para fiarlas del mar grande y de las borrascas y tormentas que dicen que suceden a cada paso a lo que a adio periandro no ha usado el se or antonio deste remedio en tantos a os como ha que esta aqui encerrado no respondio ricla porque no me han dado lugar los muchos ojos que miran para poder concertarme con los due os de las barcas y por no poder hallar escusa que dar para la compra asi es dijo antonio...

... ricla y de antonio quiso auristela ir a despedirse de los huesos de su querida cloelia acompa aronla todos lloro sobre la sepultura y entre lagrimas de tristeza y entre muestras de alegria volvieron a embarcarse habiendo primero en la marina hincadose de rodillas y suplicado al cielo con tierna y devota oracion les diese felice viaje y los ense ase el camino que tomarian sirvio la barca de periandro de capitana a quien siguieron los demas y al tiempo que querian dar los remos al agua porque velas no las tenian llego a la orilla del mar...

... nieve hacian parecer que estaban cerca distando de alli mas de seis leguas cerraba la noche algo escura picaba el viento largo y en popa que fue alivio a los brazos que volviendo a tomar los remos se dieron priesa a tomar la isla la media noche seria segun el tanteo que el barbaro antonio hizo del norte y de las guardas cuando llegaron a ella y por herir blandamente las aguas en la orilla y ser la resaca de poca consideracion dieron con las barcas en tierra y a fuerza de brazos las vararon era la noche fria de tal modo que les obligo a buscar reparos...

... a estimarla por no agraviar su valor y la otra dos perlas redondas asimismo de inestimable precio por estas joyas vinieron en conocimiento de que auristela y periandro eran gente principal puesto que mejor declaraba esta verdad su gentil disposicion y agradable trato el barbaro antonio viniendo el dia se entro un poco por la isla pero no descubrio otra cosa que monta as y sierras de nieve y volviendo a las barcas dijo que la isla era despoblada y que convenia partirse de alli luego a buscar otra parte donde recogerse del frio que amenazaba...

... dijo a esta sazon auristela se ha escusado este caballero de contarnos que le sucedio en la pasada noche los trances por donde vino a tan desastrado termino y a la prision de los barbaros que sin duda debian de ser casos tan desesperados como peregrinos a lo que a adio el barbaro antonio por maravilla hay desdichado solo que lo sea en sus desventuras compa eros tienen las desgracias y por aqui o por alli siempre son grandes y entonces lo dejan de ser cuando acaban con la vida del que las padece dieron luego orden de enterralle como...

... belleza como la vuestra el patron deste hospedaje es cortesisimo y todos los destas naves ni mas ni menos mirad si os da mas gusto volveros a ellas o entrar en el hospedaje que en ellas y en el sereis recebidos y tratados como vuestra presencia merece entonces viendo el barbaro antonio o oyendo por mejor decir hablar su lengua dijo pues el cielo nos ha traido a parte que suene en mis oidos la dulce lengua de mi nacion casi tengo ya por cierto el fin de mis desgracias vamos se ores al hospedaje y en reposando algun tanto daremos orden...

... adonde quieren y a quien quieren y ya la esperiencia me ha mostrado que no es bien ofender a los poderosos y la caridad cristiana ense a que por el principe bueno se ha de rogar al cielo por su vida y por su salud y por el malo que le mejore y enmiende quien todo eso sabe dijo el barbaro antonio cerca esta de enmendarse no hay pecado tan grande ni vicio tan apoderado que con el arrepentimiento no se borre o quite del todo la lengua maldiciente es como espada de dos filos que corta hasta los huesos o como rayo del cielo que sin romper la vaina rompe y desmenuza...

... el leon y el cordero y en segura paz la paloma al fiero halcon unida sin ser milagro lo discorde amarse que en el comun peligro y desventura la natural inclinacion se olvida el que mejor entendio lo que canto rutilio fue el barbaro antonio el cual le dijo asimismo bien canta rutilio y si por ventura es suyo el soneto que ha cantado no es mal poeta aunque como lo puede ser bueno un oficial pero no digo bien que yo me acuerdo haber visto en mi patria espa a poetas de todos los oficios esto...

... perpetuo silencio y aunque todos andaban confusos y ocupados buscando como se ha dicho en el comun peligro algun remedio no dejo de oir las razones arnaldo del desesperado y el y periandro acudieron a la barca y habiendo antes que entrasen en ella ordenado que entrase en el esquife antonio el mozo sin acordarse de recoger algun bastimento el ladislao antonio el padre periandro y clodio se entraron en la barca y fueron a abordar con el esquife que algun tanto se habia apartado del navio sobre el cual ya pasaban las aguas...

... cubria miserables son y temerosas las fortunas del mar pues los que las padecen se huelgan de trocarlas con las mayores que en la tierra se les ofrezcan la nieve de la desierta playa les parecio blanda arena y la soledad compa ia unos en brazos de otros desembarcaron el mozo antonio fue el atlante de auristela y de transila en cuyos hombros tambien desembarcaron rosamunda y mauricio y todos se recogieron al abrigo de un pe on que no lejos de la playa se mostraba habiendo antes como mejor pudieron varado el esquife en tierra poniendo en...

... si llegamos a inglaterra donde mil bandos de muerte tienen amenazada mi vida escondido te llevare adonde te entregues en mas oro que tuvo midas y en mas riquezas que acumulo craso aqui dio fin a su platica pero no al movimiento de sus manos que arremetieron a detener las de antonio que de si las apartaba y entre esta tan honesta como torpe contienda decia antonio detente oh arpia no turbes ni afees las limpias mesas de fineo no fuerces oh barbara egipcia ni incites la castidad y limpieza deste que no es tu esclavo ...

... mauricio con los instrumentos habiendo negociado todo aquello que quiso hizose la sepultura de taurisa pero los marineros no quisieron como catolicos que se hiciese ninguna a los muertos en el desafio rosamunda que despues que volvio de haber declarado su mal pensamiento al barbaro antonio nunca habia alzado los ojos del suelo que sus pecados se los tenian aterrados al tiempo que iban a sepultar a taurisa levantando el rostro dijo si os preciais se ores de caritativos y si anda en vuestros pechos al par la justicia y la misericordia usad destas...

... las cosas del mundo no le cabia el corazon en el pecho temiendo que la mucha hermosura de auristela la gallardia y buen parecer de su hija transila los pocos a os y nuevo traje de constanza no despertasen en aquellos cosarios algun mal pensamiento serviales de argos el mozo antonio de lo que sirvio el pastor de anfriso eran los ojos de los dos centinelas no dormidas pues por sus cuartos la hacian a las mansas y hermosas ovejuelas que debajo de su solicitud y vigilancia se amparaban rosamunda con los continuos desdenes vino a enflaquecer de ...

... muerte para dilatar la vida que los atrevidos que de unas tablas la fian la sustentan cuanto pueden hasta poner su esperanza en un madero que acaso la tormenta desclavo de la nave con el cual se abrazan y tienen a gran ventura tan duros abrazos mauricio se abrazo con transila su hija antonio con ricla y con constanza su madre y hermana sola la desgraciada auristela quedo sin arrimo sino el que le ofrecia su congoja que era el de la muerte a quien ella de buena gana se entregara si lo permitiera la cristiana y catolica religion que con muchas veras...

... claro de honestidad en los brazos de vuestro discreto y anciano padre podeis celebrar las bodas si no con vuestro esposo ladislao a lo menos con la esperanza que ya os habra conducido a mejor talamo y tu oh ricla cuyos deseos te llevaban a tu descanso recoge en tus brazos a antonio y a constanza tus hijos y ponlos en la presencia del que agora te ha quitado la vida para mejorartela en el cielo en resolucion el volcar de la nave y la certeza de la muerte de los que en ella iban puso las razones referidas en la pluma del autor desta grande y...

... vivos respiraron y cobraron aliento limpiaronse los rostros fregaronse los ojos estiraron los brazos y como quien despierta de un pesado sue o miraron a todas partes y hallose auristela en los brazos de arnaldo transila en los de clodio ricla y constanza en los de rutilio y antonio el padre y antonio el hijo en los de ninguno porque se salio por si mismo y lo mismo hizo mauricio arnaldo quedo mas atonito y suspenso que los resucitados y mas muerto que los muertos mirole auristela y no conociendole la primera palabra que le...

... la honestidad jamas su lengua se movio a declarar sino honestos y castos pensamientos jamas le dijo palabra que no fuese digna de decirse a un hermano en publico y en secreto iba arnaldo invidioso de periandro ladislao alegre con su esposa transila mauricio con su hija y yerno antonio el grande con su mujer y hijos rutilio con el hallazgo de todos y el maldiciente clodio con la ocasion que se le ofrecia de contar dondequiera que se hallase la grandeza de tan estra o suceso llegaron a la ciudad y el liberal policarpo honro a...

... manos traia enmudecio sinforosa quedo perdida auristela pero el silencio de la una y el perdimiento de la otra no fueron parte para que dejasen de prestar atentos oidos a la sin par en musica policarpa que desta manera comenzo a cantar en su lengua lo que despues dijo el barbaro antonio que en la castellana decia cintia si desenga os no son parte para cobrar la libertad perdida da riendas al dolor suelta la vida que no es valor ni es honra el no quejarte y el generoso ardor que...

Buscar solo en este libro:



    1  2  3  4  5    Siguiente


Volver a los resultados de libros



Dime sobre qué quieres leer: